Diego Grúas

“Estar en Marruecos es rentable: está todo por hacer y tenemos trabajo para una década”

Written by | Estilo de Vida

Grúas Eugenio dispone de una sede en Ouarzazate desde donde ofrece sus servicios a una planta termosolar de Acciona y a los rodajes de los estudios Atlas. En los próximo meses llevarán su negocio a Sudáfrica.

Fotos del desierto, de camellos, de las montañas del Atlas. Su tarjeta está en árabe y francés y en ella aparece la bandera de Marruecos. Diego Hernández, director comercial de Grúas Eugenio viaja una vez al mes a Ouarzazate, ciudad conocida como la puerta del desierto.

Los paisajes, sus edificios -como la alcazaba de Taourit- y cientos de días de sol al año hicieron que en este lugar se levantasen los estudios cinematográficos Atlas, los más importantes del país y uno de los complejos más extensos a nivel mundial. Aquí se han rodado películas legendarias. Desde Lawrence de Arabia, a Gladiator, pasando por La guerra de las galaxias o La momia. En estos estudios se siguen rodando algunas de las mayores superproducciones del cine y muchas de las series de televisión más reconocidas. Y es aquí donde la empresa de Diego, Grúas Eugenio, trabaja a pleno rendimiento en todo lo que tiene que ver con el montaje de escenarios y la logística.

Diego afirma que a la hora de salir fuera las barreras más importantes son “la económica, el idioma y la cultura”.

Esta empresa extremeña llegó a Marruecos para colaborar en la construcción de una central termosolar. Hasta allí se fueron ante la crítica situación de la obra civil en España. Un equipo de cine que estaba en Ourzazate les pidió ayuda para un rodaje. Desde entonces no han parado de trabajar con las productoras más importantes de Hollywood que vienen a Marruecos atraídas por la espectacularidad de estos estudios. Grúas Eugenio se ha convertido en un proveedor de referencia para todas ellas acompañando a algunas a rodajes en otras partes del mundo. También en España donde han trabajado en los rodajes de la serie Juego de Tronos que se han realizado en Cáceres.

El día que visitamos las instalaciones de Grúas Eugenio en Las Capellanías cacereñas Diego se afana por resolver las necesidades que le han pedido los responsables de esta producción que, como explica, “se han gastado veinte millones de euros en recrear una batalla”. De su experiencia en Marruecos subraya que “estar allí es rentable; está todo por hacer y tenemos trabajo para una década y para 20 en Sudáfrica”, donde va a participar con Acciona en la construcción de una nueva planta termosolar.

Diego afirma que a la hora de salir fuera las barreras más importantes son “la económica, el idioma y la cultura”. Y recalca que, “cuando estás fuera de España te das cuenta de que cada uno ve las cosas de distinta manera; me quedo sorprendido por el cambio de cultura, no pensamos igual y eso se nota cuando vives con ellos”. Su experiencia en África le hace recordar que “tienen un gran respeto y son fantásticos anfitriones: te dan todo lo poco que tienen y me han enseñado a reconocer el valor de las personas y de la familia; para ellos la familia es fundamental, algo que aquí estamos perdiendo”.

“Extremadura nos ha enseñado a adaptarnos a cualquier situación, si soy extremeño y he superado las dificultades de mi tierra: ¿qué problema voy a tener?”.

Al mismo tiempo asegura que “para trabajar es imposible que vayamos al mismo ritmo: son más pausados y nos llaman locos cuando ven nuestro ritmo de trabajo”. A los empresarios extremeños les anima a “salir sin dudarlo, que no lo piensen”. Así recuerda que su empresa tuvo la necesidad de explorar otros mercados o cerrar. Y optaron por lo segundo. “Salimos al extranjero a pulmón, con nuestras propias fuerzas. No hemos tenido ayuda. En Extremadura se sigue ayudando mucho a la agricultura pero no al sector servicios”. Superados los primeros años reconoce que “cada día nos va mejor en Marruecos”.

Y resume el carácter de los extremeños afirmando que “Extremadura nos ha enseñado a adaptarnos a cualquier situación, si soy extremeño y he superado las dificultades de mi tierra: ¿qué problema voy a tener?”.

Last modified: mayo 17, 2017