Servirótulos

El trabajo detrás de cada rótulo

Written by | Empresarios

En su taller disfruta componiendo lo que define como “la primera imagen de cualquier empresa”.

Julio Calamonte, gerente de Servirótulos.

Julio Calamonte tiene la sonrisa de quienes han convertido su trabajo en una pasión. “Necesitas pasión, entonces aprendes a trabajar”. Él lo ha hecho. En su taller disfruta componiendo lo que define como “la primera imagen de cualquier empresa”.

Una imagen que pueda transmitir personalidad, que sorprenda que sea siempre única. Los rótulos son su profesión. A ellos se dedica desde que tenía treinta años cuando comenzó a trabajar en una empresa emeritense que había fundado su hermano. Luego, hace doce años, creó su propia empresa: Servirótulos. Desde ese momento ha ido ampliando sus aptitudes porque, como subraya, “este trabajo requiere de varias técnicas y hay que ser un poco de todo: herrero, soldador, pintor, conocer la marquetería en aluminio, saber trabajar con el metacrilato o con el neón, realizar instalaciones de electricidad en baja y alta tensión o colocar vinilos”.

 Entre sus materiales favoritos se encuentra el neón, que ahora no se usa tanto como hace cincuenta años.

Esta panoplia de habilidades debe concretarse en una acción: el montaje del rótulo. “La satisfacción del trabajo bien montado, te llena de orgullo”. Como señala Julio, “cuando hablas con un cliente y le asesoras sobre el tipo de rótulo que necesita yo ya estoy viendo el resultado final, pero el cliente no; cuando se ejecuta el montaje es el momento en el que se hace realidad lo que inicialmente era solo una idea, un diseño”. Un número importante de estos montajes se realizan en altura. Julio recuerda la instalación de un rótulo de letras corpóreas, de más de seis metros de altura, en un edifico de seis plantas en Badajoz. Y es que “en los rótulos no hay límites: tenemos desde el más económico al más caro, desde el más sencillo al más barroco, y desde una placa para una consulta médica a un gran letrero que ocupe toda una fachada”.

Entre sus materiales favoritos se encuentra el neón, que ahora no se usa tanto como hace cincuenta años. “El neón es uno de los trabajos más apasionantes de este oficio ya que requiere mucho tiempo porque es un vidrio soplado que se hace a medida y se le da forma; el color se obtiene mediante una mezcla de gases”. El neón que ha iluminado cines, bares y restaurantes tiene además “mayor durabilidad que la tecnología led, capta más la atención que cualquier otro material y puede tener movimiento con su iluminación”. En Servirótulos trabajan en la actualidad cuatro personas, incluido el hijo de Julio que es socio de la empresa y a quien Julio está enseñando las artes y el oficio. “Somos una empresa pequeña y familiar pero no nos ponemos ningún límite en el trabajo que hacemos”.

 En la actualidad ofrecen rotulación en vinilo, lonas, metacrilato, vallas, rótulos luminosos, letras corpóreas, Iluminación con led y neón. Lo hacen con todo tipo de materiales ya sean metálicos, pvc, metacrilato, madera, papel o vidrio.

En este sentido quieren “seguir creciendo y adaptarnos a las nuevas tecnologías en las que la impresión digital ha tenido un gran impacto”. En la actualidad ofrecen rotulación en vinilo, lonas, metacrilato, vallas, rótulos luminosos, letras corpóreas, Iluminación con led y neón. Lo hacen con todo tipo de materiales ya sean metálicos, pvc, metacrilato, madera, papel o vidrio.

También realizan campañas de publicidad, decoración interior, photocall y cartelería en papel. “Nuestros clientes son negocios de todo tipo así como clínicas y farmacias; dependiendo de la actividad intentamos ofrecer el producto más adecuado con los materiales que más se ajusten a la imagen que la empresa quiere transmitir”.

la_tarjeta-1

 

Julio Calamonte, gerente de Servirótulos.

Calle Cánovas del Castillo, 12. Mérida.

Tf:636742442

www.servirotulos.es

Last modified: abril 25, 2017