impulsa_extremadura_gaia_media

Contando historias para cambiar el mundo

Written by | Estilo de Vida, Impulsa

Un contador de historias. Que las cuenta porque las ha vivido en Colombia, en Perú, en Brasil, en Mozambique, Mali o Burkina Fasso.

Allí, en uno de los países más pobres del mundo, trabajó con Cruz Roja y padeció dos malarias que estuvieron a punto de costarle la vida. Allí rodó Kushucuru, un documental en que cuenta “el cómo y dónde se gastan las subvenciones en materia de cooperación internacional contado de primera mano por Nacho López y Laura Valverde, una joven pareja que lleva más de una década dedicados a la cooperación”. Se trataba de romper mitos. Es lo que tiene contar historias.

Juan Carlos Navia, director de la empresa de comunicación Gaia Media, acaba de presentar la nueva app para la ciudad de Lisboa, un trabajo que ha realizado para la Cámara Municipal de la capital portuguesa. Con más de veinticinco años de experiencia ha desarrollado su carrera desde Extremadura como productor, realizador, diseñador gráfico, webmaster y docente en las artes audiovisuales.

Con su cámara ha recorrido la historia de Vasco Núñez de Balboa en los mares del sur y los poblados mágicos de la Amazonía para conocer la realidad de una civilización que desaparece. Es miembro de la Asociación Extremeña para la Cooperación con la Región Amazónica (Aexcram).

El consejo que siempre me han dicho y no suelo poner en práctica como me gustaría es !escucha, escucha, escucha!”

“Creo que soy una persona sencilla, con gran capacidad de adaptación a cualquier situación de la vida, le doy mucho valor a la amistad, al tiempo, a las relaciones interpersonales e incluso a la comunicación conmigo mismo y con los demás. Me preocupan los más débiles, los más vulnerables y nuestro entorno, nuestro Planeta. Intento mantener el sentido común en todo lo que hago y nunca perder la cordura”.

Después de recorrer América y África –“y con ganas de volver”- Juan Carlos explica que el consejo que siempre le han dicho “y no siempre pongo en práctica como me gustaría es ¡escucha, escucha, escucha!”.

En Extremadura, en casa, la gusta salir al campo “con mi mujer a pescar o simplemente a pasear y disfrutar de la naturaleza”. De la práctica del taekwondo aprendió “el juego limpio, el respeto por el rival, las buenas formas, la educación, un escenario de competitividad en igualdad de condiciones, donde no es imposible la trampa, el engaño, la deportividad, la sinceridad, saber ganar y también perder, entender el verdadero sentido de competir con un semejante”.

Y reconoce que “tiene muchas aficiones, pero no tiempo para poder realizarlas”. “Me gustan las motos, leer, la música, la astronomía, el teatro, nadar, los deportes al aire libre, acuáticos, etc. Es una forma de desconectar, te aporta los placeres  necesarios para seguir amando la vida. Creo que son necesarias para volver a recebarnos de la energía que hemos gastado en el trabajo”.

impulsa_extremadura_gaia_media1

Al pedirle que nos lleve a un sitio de Extremadura nos ofrece un microcosmos único de esplendor natural e histórico. “Tenemos una tierra inmensa con una gran variedad paisajística y mucha costa interior. Me gustaría recomendar Villarta de los Montes, en plena Siberia extremeña, un lugar donde se puede disfrutar del verdadero bosque de la dehesa. Santibáñez el Alto en Sierra de Gata y el paisaje cultural de los Pajares por su valor antropológico en plena naturaleza. Olivenza fronteriza y multicultural, donde no sabes si sigues en España o estás en Portugal, un lugar para el arte manuelino muy cerca del cielo. Almendralejo ciudad del cava y del romanticismo, donde a su gente siempre se le ha conocido por su cordialidad. Guadalupe centro religioso internacional y punto de conexión con Latinoamérica en plena Villuercas, es naturaleza viva”.

Juan Carlos cuenta sus historias y lo hace con un buen gazpacho y tortilla de patatas: “a estos dos no hay nada que los supere”.

Last modified: noviembre 29, 2016